Tipos de Infecciones Urinarias

Las infecciones urinarias son frecuentes en la mujer dado la proximidad que tiene la uretra con la vagina y con el ano. La mayoría de las infecciones urinarias se dan luego de una infección vaginal o luego de una incorrecta higiene que produce el arrastre de gérmenes intestinales hacia esta zona.

Las mas frecuentes son las infecciones urinarias bajas o comúnmente llamadas cistitis, las cuales afectan solo a la vejiga y suelen acompañarse de dolor al orinar , ardor y sensación constate de tener que orinar (tenesmo vesical), e incluso a veces pueden presentar sangrado con la orina (cistitis hemorrágica).

Si el germen afecta también a los riñones se denomina infección urinaria alta o pielonefritis y esto constituye un cuadro mas complejo que se acompaña de fiebre, dolor lumbar y decaimiento del estado general.

En ambos casos es fundamental entender que una vez que la mujer presenta un primer episodio  de esta infección, tiene mas probabilidades de repetir el cuadro así que es muy importante enfatizar que esta paciente deberá prevenir las situaciones que favorezcan las recidivas. Las medidas de prevención que debe tomar son:

  • Ingerir mucho liquido (2 a 3 lts. de agua por día)
  • No retener la orina. La mayoría de las mujeres posponen el ir al baño para cuando terminen una tarea o cuando encuentren un baño en condiciones higiénicas y esta retención si se hace muy prolongada es perjudicial.
  • Realizar una correcta higiene. La higiene genital debe ser siempre de adelante hacia atrás para poder evitar el arrastre de gérmenes intestinales hacia la uretra y la vagina.

Algunas pacientes pueden presentar infecciones urinarias recurrentes, incluso puede asociarse la aparición de una infección urinaria al momento postciotal (luego de una relación sexual). Se interpreta recurrencia cuando se dan 3 episodios en un año o 2 en seis meses.

Este cuadro de recurrencia es muy frecuente en las pacientes menopausicas ya que se pierde el efecto protector que ejercen los estrógenos sobre esta zona.

Existe un germen que provoca recidivas en forma mas frecuente que los demás : Escherichia Coli, este germen es parte de la flora normal intestinal y es el que se contagia frecuentemente por una incorrecta higiene. Tiene la posibilidad de provocar mas recidivas que los demás porque posee una gran capacidad para adherirse a las vías urinarias y puede quedar adherida por mucho tiempo en forma latente sin provocar infección ni síntomas hasta encontrar la situación ideal que le permita volver a reproducirse y reinfectar la zona.

En cuanto a los tratamientos, se basan siempre en antibióticos que según la intensidad del cuadro pueden durar entre 3 y 15 días. Lo ideal siempre es medicar en base al germen para lo cual debería hacerse un cultivo de orina y así identificar no solo el germen sino también el antibiótico mas adecuado. Muchas veces se indica tratamiento solo con los resultados de un sedimento de orina que confirma la infección por el aumento de leucocitos o la aparición de piocitos ( pus) ya que el cultivo de orina demora 7 días aproximadamente en realizarse.

Cuando el tratamiento es empírico (sin identificar previamente el germen ) convendría realizar el cultivo de orina 48hs. después de finalizado el antibiótico para asegurarse que el tratamiento haya sido efectivo.

El caso de las infecciones urinarias recidivantes requiere tratamientos distintos y es un desafío para el medico lograr personalizar estas situaciones ya que algunas pacientes logran espaciar los episodios solo con extremar las medidas preventivas y otras precisan tratamientos antibióticos preventivos durante periodos largos con dosis menores a las utilizadas en casos de infección. En los casos en que las infecciones se presenten después de las relacione puede darse incluso una dosis de antibiótico luego de cada relación.

Es muy importante que la paciente le de a este tipo de infecciones la atención necesaria y que este siempre asesorada por un especialista. Muchas pacientes conviven con este problema y se limitan a automedicarse siempre con el mismo antibiótico cuando aparecen los síntomas y la mayoría de las veces los tratamientos son incompletos o inadecuados lo cual solo provoca que el germen se haga resistente a muchos antibióticos y complica luego el hallazgo de algún antibiótico que pueda solucionar la situación. 

Deje su respuesta